Neurología Chihuahua/Dr. Manuel Porras-Betancourt/Neurología, Neurofisiología Clínica, Epilepsia | SINDROME DE GUILLAIN BARRÉ
Es una página web en donde se ofrece información sobre problemas neurológicos y sobre estudios neurofisiológicos, consultoría en línea, así como el contacto para la consulta neurológica personalizada con el Dr. Manuel Porras Betancourt.
Porras-Betancourt, Neurología, Neurofisiología, Epilepsia, EEG, Electroencefalograma, conducción nerviosa, electromiografía, bioética, Chihuahua
172
page,page-id-172,page-template-default,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive
 

SINDROME DE GUILLAIN BARRÉ

guillan-barre-sindrome-porras-betancourt
En una neuropatía (enfermedad de los nervios) que se produce por una reacción autoinmune, donde el sistema inmunológico, encargado de la defensa del organismo, ataca a los propios nervios, causándoles daño.

Las primeras manifestaciones son debilidad, sensación de adormecimiento u hormigueo en los pies o las manos, que posteriormente ascienden por las extremidades, algunas de las veces involucrando a los músculos respiratorios, además de llegar a causar una gran debilidad que puede poner en peligro la vida. Además de esto, el síndrome de Guillain Barré se asocia a disautonomia, que es una función anormal del sistema nervioso autónomo, manifestado por diarrea, alteraciones del ritmo cardiaco, de la presión arterial, de la frecuencia respiratoria, entre otras. La evolución de los síntomas va desde pocas horas hasta varios días, llegando a estabilizarse entre dos y cuatro semanas.

Este padecimiento afecta a cualquier persona, a cualquier edad, sin que existan diferencias entre hombres y mujeres.

Muchas de las veces se le atribuye el inicio de este síndrome a una infección viral o bacteriana, generalmente de tipo respiratorio o digestivo, lo que activa al sistema inmune, causando que este ataque al recubrimiento de los nervios, llamado mielina, lo que causa daño a estos nervios, derivando en una mala función de los mismos.

Diagnóstico

Este se realiza con la historia clínica, la revisión médica detallada y la realización de estudios paraclínicos, tales como un estudio de conducción nerviosa y de electromiografía, y una punción lumbar para el estudio del líquido cefalorraquídeo.

También se pueden realizar la determinación de anticuerpos relacionados con este síndrome, así como el tratar de identificar el posible agente patógeno causante.

Tratamiento

Generalmente el paciente debe de estar hospitalizado, para vigilar las posibles complicaciones y progresión de la enfermedad. Aunado a esto, el tratamiento radica en hacer plasmaféresis o en la aplicación de inmunoglobulina intravenosa, así como dar el tratamiento indicado a cada una de las posibles complicaciones.

Después de la etapa aguda, todo paciente deberá de estar en rehabilitación para mejorar las secuelas físicas de este trastorno. El pronóstico, en general, se considera favorable, con una mejoría importante después de la etapa aguda. El problema radica en que esta mejoría tiende a ser lenta y puede llevar varios meses, incluso años.