Neurología Chihuahua/Dr. Manuel Porras-Betancourt/Neurología, Neurofisiología Clínica, Epilepsia | PARÁLISIS FACIAL
Es una página web en donde se ofrece información sobre problemas neurológicos y sobre estudios neurofisiológicos, consultoría en línea, así como el contacto para la consulta neurológica personalizada con el Dr. Manuel Porras Betancourt.
Porras-Betancourt, Neurología, Neurofisiología, Epilepsia, EEG, Electroencefalograma, conducción nerviosa, electromiografía, bioética, Chihuahua
167
page,page-id-167,page-template-default,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive
 

PARÁLISIS FACIAL

paralisis-facial-porras-betancourt
La parálisis facial es la pérdida total o parcial del movimiento de los músculos faciales, generalmente asociada a una lesión del nervio facial, el cual es el encargado de inervar a los músculos de la cara y, por lo tanto, de darle movimiento a la cara y permitir las expresiones faciales.

Exciten dos nervios faciales, uno de cada lado. Cuando la parálisis facial ocurre, generalmente sólo afecta a un lado de la cara, lo que se va a manifestar con problemas de la movilidad facial, tales como dificultad para cerrar los párpados, desviación de la boca hacia el lado sano de la cara, babeo, lagrimeo, alteraciones de la percepción de los sabores, disminución de las líneas de expresión (arrugas) en la mitad de la cara que está afectada, dificultad para hablar, comer y beber; entre otros. Estas alteraciones empiezan súbitamente, llegando a su máximo en dos días.
Causa La causa más común es una infección viral, lo que ocasiona la inflamación (hinchazón) del nervio facial. Existen otras causas de origen infeccioso, y se ha asociado a algunos dolores de cabeza, hipertensión arterial, diabetes mellitus, cambios bruscos de temperatura, traumatismos, etc.

Diagnóstico

Este se basa en la historia clínica, la exploración neurológica minuciosa, además de estudios de conducción nerviosa del nervio facial y electromiografía de los músculos de la cara. También puede ser necesario realizar algunos estudios de imagenología craneal, como la resonancia magnética. Tratamiento

La parálisis puede ser de diferente gravedad, pero los síntomas se estabilizan y empiezan a mostrar algo de mejoría espontánea al cabo de dos semanas. Dentro de los medicamentos que pueden utilizarse están la prednisona, el aciclovir (un antiviral), el complejo B y algunos analgésicos. Es importante incluir aquí la rehabilitación neurológica, que ayudará a que la recuperación sea la mayor posible.

Aunado a esto, se debe tener en cuenta la protección del ojo afectado, puesto que la dificultad para cerrar los párpados puede ocasionar daño en dicho ojo. Para esto se recomienda tener el ojo cubierto con la finalidad de evitar su exposición al medio externo, protegiéndolo de polvo y desechos en el ambiente. Pronóstico

La recuperación tiende a ser muy buena, pero depende de la extensión del daño nervioso. La recuperación inicia espontáneamente a las dos semanas, logrando un máximo entre tres y seis meses. Algunos casos pueden recuperarse más tardíamente o no alcanzar una recuperación completa.