Neurología Chihuahua/Dr. Manuel Porras-Betancourt/Neurología, Neurofisiología Clínica, Epilepsia | HIDROCEFALIA
Es una página web en donde se ofrece información sobre problemas neurológicos y sobre estudios neurofisiológicos, consultoría en línea, así como el contacto para la consulta neurológica personalizada con el Dr. Manuel Porras Betancourt.
Porras-Betancourt, Neurología, Neurofisiología, Epilepsia, EEG, Electroencefalograma, conducción nerviosa, electromiografía, bioética, Chihuahua
151
page,page-id-151,page-template-default,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive

HIDROCEFALIA

hidrocefalia-doctor-manuel-porras
Es una condición médica en la cual hay una acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo (LCR) en las cavidades dentro del cerebro donde dicho líquido es producido. Este aumento de LCR condiciona un aumento en la presión dentro del cráneo, lo que comprime a las estructuras que están dentro de él y puede llegar al daño de dichas estructuras.

La hidrocefalia puede ser congénita, es decir, nacer con ella por defectos del drenaje o por obstrucción al mismo. Se considera que hay algunos factores genéticos asociados, lo que se asocian con malformaciones cerebrales algunas veces. También hay un tipo de hidrocefalia adquirida en la que hay una causa subyacente que la ocasiona, como puede ser una infección (meningitis), un sangrado dentro del cráneo, entre otras causas.

Hay una hidrocefalia denominada ex vacuo en la cual el volumen cerebral disminuye, generalmente asociado a cambios propios de la edad o por otras causas, y es ocupado por el LCR.

También hay una entidad llamada hidrocefalia normotensa que afecta a personas ancianas y se caracteriza por tener alteraciones de la memoria, dificultad para caminar e incontinencia urinaria.

Los síntomas son variables, sobre todo con la edad. Por ejemplo, en los niños pequeños se puede manifestar por un aumento desproporcionado del tamaño de la cabeza, asociado a vómitos, llanto muy agudo, irritabilidad, somnolencia, desviación de los ojos hacia abajo (como una puesta de sol) y convulsiones.

En los adultos generalmente causa cefalea intensa, náusea, mareo, vómito, visión borrosa o doble, desviación de la mirada hacia abajo, alteraciones de la marcha y del habla, somnolencia, alteraciones de la personalidad, de la memoria y del comportamiento, irritabilidad, convulsiones, entre otros.

Diagnóstico

Se establece con estudios de imagenología cerebral, como la tomografía computarizada y la resonancia magnética.

Tratamiento

Generalmente requiere de cirugía, con la colocación de una válvula de derivación ventricular.