Neurología Chihuahua/Dr. Manuel Porras-Betancourt/Neurología, Neurofisiología Clínica, Epilepsia | EVENTO VASCULAR CEREBRAL (EVC)
Es una página web en donde se ofrece información sobre problemas neurológicos y sobre estudios neurofisiológicos, consultoría en línea, así como el contacto para la consulta neurológica personalizada con el Dr. Manuel Porras Betancourt.
Porras-Betancourt, Neurología, Neurofisiología, Epilepsia, EEG, Electroencefalograma, conducción nerviosa, electromiografía, bioética, Chihuahua
110
page,page-id-110,page-template-default,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive
 

EVENTO VASCULAR CEREBRAL (EVC)

derrame-cerebral-doctor-porras-betancourt

Es comúnmente conocido como embolia, derrame cerebral, apoplejía, “accidente vascular” o ataque cerebral. Es importante reconocer este tipo de padecimiento en su etapa inicial, puesto que es la tercera causa de muerte en México y Latinoamérica y la segunda causa de discapacidad en adultos.

¿Qué es un evento vascular cerebral?

Este es de dos tipos: isquémico y hemorrágico. El EVC isquémico cuando el aporte sanguíneo al cerebro se interrumpe por la obstrucción del vaso sanguíneo, mientras que en el tipo hemorrágico lo que ocurre es la ruptura de dicho vaso, con el consecuente derrame de la sangre dentro del cráneo.

Las neuronas, que son las células del sistema nervioso, dejan de funcionar debido a la poca irrigación que reciben, además de no tener los suficientes nutrientes ni el oxígeno necesarios para trabajar. Si esto llega a durar mucho tiempo, las células cerebrales mueren. A esta falta de irrigación se le llama isquemia, mientras que la muerte de las células cerebrales debidas a isquemia se denomina infarto. La muerte de estas células produce la pérdida de una parte del cerebro, que posteriormente dejará un hueco que se ocupará con el líquido que rodea al cerebro (líquido cefalorraquídeo).

Algunas veces el flujo sanguíneo cerebral no se interrumpe por completo, o sólo lo hace por un lapso breve, con la recuperación de las funciones cerebral perdidas durante la isquemia. A esto se le nombra ataque isquémico transitorio.

Los síntomas principales de un EVC isquémico son principalmente debilidad o pérdida de la fuerza de las extremidades en un solo lado del cuerpo, parálisis facial, problemas para hablar o para comprender lo que se les dice, problemas visuales súbitos, mareo, problemas de equilibrio, alteraciones de la sensibilidad en la mitad del cuerpo o de la cara, problemas de coordinación, dolor de cabeza intenso (en el caso del EVC hemorrágico principalmente). Todas estas molestias aparecen de manera súbita, gran parte de las veces durante la noche, con varias de las molestias mencionadas apareciendo al mismo tiempo. Esto indica que se requiere de atención médica inmediata en el servicio de urgencias.

Evento vascular cerebral isquémico

Ocurre cuando el flujo sanguíneo cerebral se interrumpe de manera súbita, causando un infarto cerebral. Este tipo de EVC corresponde al 80% de todos los eventos cerebrovasculares. El bloqueo del vaso sanguíneo se produce por coágulos y ateromas, que son placas que se forman en los vasos sanguíneos, algo semejante al sarro que se forma en el interior de las tuberías. Cuando la obstrucción se produce por un coágulo o ateroma formado directamente en el sitio de la obstrucción, esto produce un EVC isquémico trombótico, mientras que cuando el coagulo se formó en algún otro lugar, se desprendió y viajó hasta el sitio de la obstrucción, esto causa los eventos cerebrovasculares de tipo embólico. Algunas veces estos infartos isquémicos se producen por la disminución del calibre del vaso sanguíneo (estenosis).

El tamaño del infarto dependerá del tamaño del vaso sanguíneo obstruido. Así que tenemos infartos cerebrales extensos y otros más pequeños, por enfermedad de pequeños vasos, “microinfartos” o infartos lacunares.

En este tipo de EVC se encuentran varios factores de riesgo, como son: tener más de 45 años, ser hombre o, si se es mujer haber pasado la menopausia; enfermedades crónico-degenerativas como diabetes mellitus, hipertensión arterial sistémica, enfermedades cardiacas, dislipidemia (colesterol y triglicéridos elevados) y obesidad; sedentarismo, tabaquismo, entre otros.

Evento vascular cerebral hemorrágico

Cuando se rompe un vaso sanguíneo en el cerebro, la sangre se libera dentro del cráneo. Esto causa alteraciones circulatorias y químicas en las neuronas, las que alteran su función normal. Este tipo de EVC representa el 20% de todos los eventos vasculares cerebrales.

Las hemorragias ocurren principalmente asociadas a la ruptura de un aneurisma, que es una dilatación anormal de una arteria, que tiene la pared muy delgada y que es fácil de romperse espontáneamente. Dichos aneurismas tiene forma de saco, los que aumentan de tamaño con el tiempo mientras que su pared se adelgaza progresivamente, semejante a un globo que se infla gradualmente hasta que se rompe. También existen hemorragias asociadas a hipertensión arterial, las que se producen al aumentar la presión arterial hasta causar la ruptura del vaso sanguíneo, el cual ya está debilitado, con las paredes rígidas y quebradizas causadas como ambos crónicos asociado a la hipertensión. Otras causas son las malformaciones vasculares, sobre todo de tipo arteriovenoso.

La sangre liberada puede derramarse en diferentes sitios dentro del cráneo. Así tenemos que cuando lo hace hacia el espacio subaracnoideo, como es común de ver en la ruptura de aneurismas, se produce una hemorragia subaracnoidea. Si el sangrado está dentro del cerebro, se considera una hemorragia intracerebral.

Ataques isquémicos transitorios

Un ataque isquémico transitorio ocurre de la misma manera que un EVC isquémico, sólo que el paciente se recupera por completo de los síntomas de infarto en menos de 24 horas, generalmente en menos de una hora. No se considera un infarto aunque tenga los mismos síntomas y los mismos factores de riesgo que el EVC isquémico, puesto que el tejido cerebral no se dañó, por lo que tiene mejor pronóstico. Sin embargo, este se considera un aviso de un potencial infarto cerebral.

Debido a que al inicio los dos eventos son muy parecidos, es de suma importancia que cuando los síntomas aparecen el paciente sea llevado de inmediato a atención médica de urgencia.

¿Cómo se determina la causa de un accidente cerebrovascular?

Se requiere de revisión médica inmediata. Existen varias escalas de valoración que los médicos aplican para identificar los datos de posible EVC.

Además de esto, se puede realizar estudios de imagenología cerebral, como la tomografía computarizada o la resonancia magnética craneales que ayudan a hacer el diagnóstico. Además de estos estudios pueden realizarse estudios de doppler de vasos del cuello, angiotomografía, angiorresonancia y ecocardiogramas. Estos estudios tienen la finalidad de identificar la causa del evento vascular.

Tratamiento de EVC

Este dependerá en gran medida del momento en que se encuentre el EVC.

Así tenemos tratamiento para prevenir el EVC, tratamiento del evento inmediatamente después de su inicio y la terapia de rehabilitación neurológica.

¿Cómo reconoce usted un accidente cerebrovascular?

  • Los síntomas aparecen de manera súbita.

  • Estos son principalmente:

  • Debilidad o falta de fuerza en la mitad de la cara, en un brazo, en una pierna o ambos, generalmente en un lado del cuerpo.

  • Problemas para hablar o comprender lo que se dice.

  • Problemas visuales.

  • Problemas al caminar, mareo o pérdida de equilibrio o de coordinación.

  • Dolor de cabeza intenso sin causa aparente.

  • Confusión o alteraciones del estado de alerta.

  • Esto deberá ser atendido de inmediato en el servicio de urgencias de un hospital.